Carmen Ballesteros Ocaña. Pinto. Relevos ‘Ladies Runners’

‘Correr me ayuda a ordenar la cabeza: es mi mejor psicólogo’

Es una mujer extrovertida, sencilla y sincera. Te cuenta las cosas tal como las recuerda, como si estuvieses viendo una película romántica con algún ribete de drama. Yo creo que tiene dones hasta de escritora, así que, poniendo Carmen tanto de su parte, no me resulta difícil  ‘delegar’  en ella, gustoso, la sugestiva descripción de sus   vivencias…

Por otra parte, estamos ante historias de gran interés humano. No solo la suya, sino que las de todas las corredoras –y hombres, claro– entrevistadas en estas páginas –que serán una parte del futuro libro–, muchas de las cuales me han atrapado en su trama, en su tejido atlético y vital, lo cual es bueno, porque permite entrar más en el personaje y, al conocerlo un poco mejor, narrar –aunque sea de forma muy resumida–  sus atractivas vivencias, unas más líricas o épicas que otras, pero todas bajo el denominador común del sacrificio de incardinar trabajo, familia, deporte y  lucha pertinaz contra el tiempo…

carmen-ballesteros

En el caso de Carmen Ballesteros Ocaña, cordobesa de 45 años y 54 kilos –curioso el palíndromo–, una enamorada del atletismo ya desde hace mucho tiempo, huelga decir que hay que ‘ofrecerle la alternativa’, darle rienda suelta, para que sea ella misma, dadas sus dotes expresivas, la que urda el tejido fundamental de un sutil argumento, dentro del cual se desenvuelve con maestría:

‘Llevo cinco años viviendo en Pinto. Al principio me sentí un poco desubicada durante dos años, pero después pasé a formar parte del <Running Pinto> y me encontré con gente maravillosa… Toda mi vida he corrido. Cuando era pequeña, los niños siempre me escogían para sus equipos, porque decían que era la más rápida. Con 18 años me apunté al <Club de Atletismo Cordobés>, donde entré en contacto, por primera vez, con la competición de verdad, dándome cuenta, por desgracia, de que no era tan rápida como yo creía. Pero lo bueno fue que allí conocí a gente estupenda que aún sigue siendo muy especial para mi… Enseguida empecé a tener obligaciones, por lo que dejé el equipo, pero no de correr. Siempre he necesitado el seguir practicando ese maravilloso deporte, porque ha sido, es y será mi mejor psicólogo: me ayuda a ordenar la cabeza…’

CARMEN BALLESTEROS OCAÑA

By Joseph Millariega

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s