Eddie Gallen. Irlanda. 12 Horas

 

Un héroe como los de Olympia

Me cuesta trabajo escribir sobre Eddie Gallen, una persona –un gran atleta– a la que respeto, quiero y admiro desde hace mucho tiempo. Grandes y numerosas son las aventuras que hemos afrontado juntos a lo largo de muchos años. Está presente en varios de mis libros, como en el que lleva por título ‘Historias de la Maratón, los 100 km y otras largas distancias’, que puede verse libremente en ‘Google’. Durante muchos años vino a participar y a ayudarme  –junto con el gran José Luis González Bordes y otros amigos– en las 24 Horas de La Fresneda Running Race, que yo coordiné a lo largo de 13 años. Tengo que decir que era querido y reverenciado por todo el mundo, sobre todo por los niños: todos querían correr algunas millas a su lado. No es de extrañar, porque su carisma especial hacía que todo el mundo lo venerase… Por ser un hombre bueno y por sus extraordinarios méritos deportivos, recibió en su día en esta localidad asturiana un merecido homenaje.

Es una persona que lleva una vida muy normal: entrena unos cinco días semanales y un mes CAMP MUNDO 24 H STEENBERGEN, HOLANDA, 2013antes de una carrera importante puede llegar a cubrir 800 kilómetros, con algún repunte de 65. Intercala en ocasiones el trabajo de cuestas, pero hace pocas veces series.

Suelo entrenarme a media mañana –dice–, que es cuando no trabajo. Tengo la ventaja de estar soltero, lo que me permite ir y venir cuando quiero…’.

Nació en Belfast (Irlanda), un once de diciembre de 1962. Vive en Madrid desde 1985, donde ejerce como profesor de inglés. Comenzó corriendo maratones –‘porque estaban muy de moda’, –dice– e inspirado por un documental que tuvo ocasión de ver de Terry Fox, un joven canadiense –ya fallecido– a quien le habían amputado una pierna debido al cáncer y que le fue sustituida por una prótesis metálica. Después decidió atravesar todo Canadá corriendo, para demostrar que se podía vencer a la enfermedad. Pero cuando ya llevaba atravesado medio país, se lo diagnosticaron en un pulmón y tuvo que abandonar su cruzada. Cuando falleció –un mes antes de cumplir los 23 años– fue enterrado en el cementerio de Port Coquitlam y sus honras fúnebres se retransmitieron por televisión a todo el país. Su obra fue completada por Stive Fonyo, otro superviviente de la misma enfermedad. Todos los años tienen lugar diversos actos en su honor y se celebra una carrera memorial. El país está lleno de efigies suyas…

EDDIE GALLEN

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s