Rutas ornitológicas

Birdwatching por los alrededores de Pinto

La región de Madrid cuenta con un importante patrimonio ornitológico gracias a su gran diversidad de ecosistemas y hábitats. En nuestro entorno, predominan dos:

Estepas: Los Gigantes Alados de la Llanura

Las estepas y los campos cerealistas son uno de los medios más característicos de España, y por ello este país alberga las mejores poblaciones de aves esteparias de Europa occidental.

Cultivos de cereal y matorrales esteparios ocupan amplias zonas del Este y el Sur de la región. Es en estos amplios llanos cultivados donde los bandos de avutardas encuentran un lugar para vivir. La observación de la parada nupcial de decenas de machos, exhibiéndose en la espectacular “rueda”, es uno de los grandes espectáculos ornitológicos que debe contemplarse al menos una vez en la vida.

Los mismos campos por los que pasean las avutardas, son hogar de otras especies igualmente adaptadas a vivir en medios esteparios. Aves como el aguilucho cenizo,  milano real, milano negro, cernícalo primilla,  sisón, cigüeña blanca, ganga ibérica y ganga ortega, calandria, cogujada común y cogujada montesina, escribano triguero, o la terrera común pueblan las zonas abiertas de la región. Las zonas cubiertas por matorrales bajos o pequeños roquedos son buen lugar para buscar a la curruca rabilarga o a la curiosa collalba negra.

Ruta por El Higueral

Ruta por el Primillar

La Atalaya

 

Humedales y Riveras: Una Mancha Azul en la Orilla

Si bien en la región las lagunas naturales son muy escasas, la proliferación de “lagunas artificiales” que han sido rápidamente ocupadas por diversas especies acuáticas.
Es entre la densa vegetación palustre de lagunas y graveras, donde un ave singular, el calamón, aparece ante nuestros ojos, luciendo su espectacular plumaje azul metálico en contraste con su grueso pico y robustas patas rojas.

Ruta por Los Albardales

A estos ecosistemas tenemos que unir uno que se ha convertido en comedero predilecto de gaviotas, cigüeñas y milanos… lo vertederos.

Código de Conducta para el Observador de Aves

1.– El bienestar de las aves debe de ser lo primero.
2.– El hábitat debe de ser protegido. El hábitat es vital para las aves. Debemos dejarlo todo tal cual lo encontramos.
3.– No alterar el comportamiento de las aves lo más mínimo. Debemos procurar no molestarlas en ningún momento, pero sobre todo en época de cría. También debemos tener especial cuidado durante la migración, ya sea otoñal o primaveral.
4.– Si encuentras una especie en peligro criando y piensas que necesita protección, informa a SEO/BirdLife lo más rápidamente posible, evitando dar a conocer la localización exacta en otros círculos que puede ser aprovechada por recolectores de huevos o por otros colectivos que puedan ocasionar molestias. No debe visitarse el lugar donde está criando la especie a lo largo de este período
5.– No debes acosar a las especies divagantes ni rarezas.
6.– Respeta la normativa sobre la protección de las aves en todo momento. Las aves están protegidas por la Ley 42/2007 del Patrimonio natural y la Biodiversidad. Éste es el resultado de varias generaciones de observadores de aves, científicos o aficionados.
7.– Respeta los derechos de los propietarios de las fincas. No entrar en dichas fincas sin permiso previo y no salirse de los recorridos permitidos es esencial para la conservación de las especies.
8.– Respeta los derechos de las personas de la zona de observación. Cuando coincidas en la zona de observación con más visitantes, debes tener en cuenta que tienen los mismos derechos que tú a disfrutar del entorno natural y de su avifauna.
9.– Comparte tus citas con otros observadores locales.
10.– Compórtate como te gustaría que otros se comportaran en tu zona.