Busto a Jaime Méric

Texto y fotografías: Mario Coronas

En 1854 comenzó a funcionar en Madrid la fábrica de la Compañía Colonial, la primera fábrica de chocolate al vapor que ha existido en España. El éxito de esta industria hizo que la fábrica madrileña pronto se quedase pequeña, comenzando a funcionar, doce años más tarde, una nueva fábrica situada junto a la estación de ferrocarril de Pinto. La fábrica adquirió gran importancia y fue fuente de progreso y trabajo para nuestro municipio. Su fundador, Jaime Méric, recibió el homenaje póstumo del Ayuntamiento de Pinto al dedicar a su memoria una plaza, situada a los pies de la torre de Pinto e inmediata a la fábrica. Dos años más tarde, el pueblo de Pinto quiso continuar el homenaje al fundador de la célebre fábrica con un busto que preside su plaza.

Inauguración

El 19 de febrero de 1899, con motivo de la inauguración del alumbrado eléctrico en Pinto, se celebró un homenaje a Jaime Méric, fundador de la Compañía Colonial, difunto en 1888.

En este homenaje el alcalde de Pinto, Estanislao Pérez y el propietario de La Colonial, Edmundo Méric, descubrieron un busto al fundador realizado en bronce y costeado por el vecindario de Pinto. Posteriormente tomaron la palabra y los empleados de la fábrica depositaron ante el busto dos coronas de flores.  Posteriormente continuó la celebración con un banquete, un baile y la inauguración del alumbrado eléctrico, acompañados de fuegos artificiales. 

jaime-meric-1

El autor

El autor del busto en bronce fue Elías Martín Riesco, cuya firma aparece en la base de la obra. Después de realizar estudios con Sabino de Medina y en la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando de Madrid, continuó su formación en Roma donde obtuvo premios y reputación. De vuelta a España realizó multitud de obras, monumentos y diferentes encargos oficiales. Fue miembro de la Real Academia de San Fernando, entidad de la que llegó a ser su director hasta su fallecimiento.

jaime-meric-2

La obra

El busto realizado en bronce fue fundido por la casa Masriera y Campins de Barcelona, la gran fundición artística a la que acudían los principales escultores de la época para fundir sus estatuas monumentales destinadas a España y América.

El busto descansaba sobre un artístico pedestal donde tenía adosado una lápida de mármol donde se leía “Pinto a Jaime Méric”.  El monumento, la escultura pública más antigua de nuestro municipio, estuvo rodeado de un frondoso jardín circular, cerrado con una alta verja metálica terminada en puntas de lanza, situado en el centro de la glorieta. Posteriormente fue recolocado en diferentes emplazamientos y terminó perdiendo su placa.

El pasado 5 de mayo de 2016, en el marco del 150 aniversario de la puesta en marcha de la fábrica de Pinto, el Ayuntamiento de Pinto, a iniciativa del Seminario de Historia Local, inauguró una nueva placa de mármol con la inscripción “Pinto a Jaime Méric     19 febrero 1899    Escultor: Elías Martín Riesco”

Más información: Libro “150 años de aroma a chocolate en Pinto: De La Colonial a Eureka” de Mario Coronas Arquero.