Monumento a los Abogados de Atocha

Texto y fotografías: Mario Coronas

La noche del 24 de enero de 1977 un atentado terrorista, cometido por un grupo de pistoleros de la extrema derecha en el despacho de abogados laboralistas de la calle Atocha de Madrid, terminó con la vida de los abogados Javier Sauquillo Pérez del Arco, Luis Javier Benavides Orgaz, Enrique Valdelvira Ibáñez, Serafín Holgado de Antonio y el sindicalista Ángel Rodríguez Leal. En el atentado resultaron gravemente heridos Alejandro Ruiz Huerta Carbonell, Mª. Dolores González Ruiz, Luis Ramos Pardo y Miguel Sarabia Gil.

Junto a la calle Cataluña, entre la Indiana, Parque Europa y Entre Parques se encuentra la Plaza de los Abogados de Atocha, que cuenta con un monumento en memoria de los abogados asesinados.

abogados-1

La inauguración

El domingo 30 de junio de 2002 se celebró en Pinto el acto de inauguración de la Plaza de los Abogados de Atocha y del monumento en homenaje a las víctimas de aquel atentado.

El acto contó con la presencia del alcalde de Pinto, Antonio Fernández, Paqui Sauquillo, abogada, política y hermana de uno de los abogados asesinados, Miguel Sarabia Gil, superviviente del atentado, y Santiago Carrillo, ex secretario general del PCE.

El autor

El monumento a los Abogados de Atocha de Pinto es obra del escultor gallego Alejo Otero Besteiro. El escultor, siempre comprometido con la libertad, la igualdad y la justicia, también es autor de un monumento en Segovia homenaje a todas las mujeres represaliadas y encarceladas por motivos políticos durante los largos años de la dictadura. La obra, de más de dos metros de altura y del año 2009, se encuentra junto al solar donde se encontraba la Cárcel de Mujeres de Segovia, abierta en 1946, y representa la figura de una mujer fuerte derribando los barrotes y apartando las cadenas que la encierran, mientras sostiene en la otra mano, la izquierda, unas flechas con las palabras “Paz, salud, justicia y libertad”.

Otra de las obras emblemáticas de Otero Besteiro se encuentra en Burgos, situada en la antigua prisión provincial, y se trata del monumento de los represaliados. La escultura, inaugurada en 2007, representa a un hombre y a una mujer enlazando sus manos derechas y liberándose de las rejas del oprobio buscando la libertad. Otero Besteiro, antiguo preso político, quiso realizar con esta escultura un símbolo de libertad y un reconocimiento y memoria para la represión ejercida durante casi cuarenta años por la dictadura a todos aquellos que pensaban de diferente manera. El artista rehusó crear unas figuras «excesivamente dramáticas, porque el dramatismo ya lo habían sufrido y ahora quería recordar la dignidad de aquellos que ante enormes dificultades han perseverado en la lucha por la democracia y la justicia».

abogados-2

La obra

El monumento, de más de cuatro metros de altura,  consta de una base, compuesta de una esfera situada sobre un prisma hexagonal de granito. En cada cara del prisma aparece una placa con cada uno de los cinco nombres de los abogados asesinados y en la sexta cara aparece una placa con el antiguo escudo de Pinto donde, además de la fecha de la inauguración, aparece el siguiente texto:

“El Ayuntamiento de Pinto en memoria a los Abogados Laboralistas, asesinados en la calle Atocha, 55 el 24 de enero de 1977”.

Sobre esta base de granito, que simboliza el birrete que utilizan los abogados, se apoyan dos figuras entre tres barras de acero que convergen hacia el cielo con las palabras PAZ, JUSTICIA Y LIBERTAD.

Las figuras representan a dos hombres, situados uno sobre el otro, y tienen el puño derecho cerrado y en alto. La figura inferior presenta la mirada caída y la superior tiene la mirada al horizonte, además, ambas llevan sobre su puño cerrado un ramo de olivo, símbolo de la paz y del honor. Las figuras recuerdan la dignidad de los abogados laboralistas en su lucha por la democracia y la justicia. En la escultura se mezcla la visión de la tragedia con un mensaje de paz y esperanza.